Inicio » A-Autoayuda » Artículos, Frases Au. (Página 2)

Category Archives: Artículos, Frases Au.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir Escuelafeliz y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 939 seguidores

Temas:

10 lecciones de Viktor Frankl sobre la adversidad – LMEM

Fuente:  10 lecciones de Viktor Frankl sobre la adversidad – La Mente es Maravillosa
Viktor Frankl

Fundó la logoterapia o análisis existencial. El término deriva de “logos”, acuñado por Heráclito de Éfeso en el siglo VI a.c., Viktor Frankl lo utiliza como “sentido”, es decir, la logoterapia es la terapia que se enfoca en descubrir el sentido de la vida para cada persona. Se trata de una terapia que se utiliza para personas que sufren problemas existenciales, ante algún cambio profundo o debido a una crisis personal.

Las lecciones que nos puede dar una persona que estuvo tres años en un campo de concentración y supo superarlo, se deben considerar para hacernos ver la vida desde otra perspectiva y para motivarnos día a día. Estas son algunas de las lecciones que nos enseñó Viktor Frankl:

La importancia de elegir

La diferencia entre una persona que sabe superar sus problemas y enfrentarse a la adversidad en la vida y una persona que no logra esa superación, es que la primera es una persona que decide, que elige ser una cosa u otra, a pesar de las condiciones que le toque vivir.

¿Qué caminos hacen que nos perdamos cuando intentamos acortar la distancia?

La vida tiene sentido en cualquier circunstancia

El Doctor Frankl habla en este sentido de la desesperanza como una operación matemática. La desesperanza es igual a sufrimiento sin propósito. Si una persona no puede encontrar un sentido a su sufrimiento, tenderá a la desesperanza. Pero si la persona es capaz de encontrar un sentido a la adversidad, puede convertir sus tragedias en un logro, en una forma de superación.

“El amor a uno mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona que siente el valor de hacerse responsable de su propia existencia”.
-Viktor Frankl-
Tus acciones diarias te llevan a ser la mejor versión de ti mismo

Esa es una pregunta que nos debemos hacer cada día para saber quiénes somos y quiénes queremos ser, para lograr ser la mejor versión de nosotros mismos, para mostrar lo extraordinario que hay en cada uno y que los demás lo vean y puedan apreciarlo.

Piensa en por qué o por quién vale la pena vivir

Todos tenemos un por qué o por quién vivir, una razón que nos permite seguir adelante cada día, que nos motiva y que da sentido a cada segundo de nuestra existencia, a cada paso que damos o a cada acción que realizamos. Cómo reaccionamos ante condiciones que no pueden ser cambiadas, depende de nosotros.

Si no tenemos poder para cambiar la situación, siempre podemos elegir nuestra actitud frente a esa situación. Es decir, siempre hay algo en nuestro interior que podemos cambiar, cómo nos sentimos, siempre hay una parte de nosotros mismos que depende sólo de nosotros.

No importa que no esperamos nada de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros. Piensa en lo que le aportas a la vida, en lo que espera la vida de ti, porque nuestra vida nos cuestiona y nos exige continuamente.

Lo que debemos preguntarnos es qué podemos hacer para cambiar nuestra vida, qué le aportamos al mundo y reaccionar en consecuencia.

La adversidad y el sufrimiento existen

Todo lo malo de nuestra vida es algo que existe y que debemos aceptar. Se crea una tensión entre lo que ya se ha logrado y lo que todavía queda por lograr. No necesitamos vivir sin adversidades, sino saber que van a existir, que son parte de la vida y que debemos luchar por algo que merezca la pena, dar un sentido.

 

depresion

Nadie es indispensable, pero todos somos irremplazables

Cuando se acepta que es imposible reemplazar a una persona, se manifiesta la responsabilidad que el hombre asume ante su existencia. Un hombre que se hace consciente de que le espera una persona o de que tiene una obra inconclusa, asume su responsabilidad y conoce el por qué, el sentido de su vida.

Descubre el sentido de tu vida

El interés del hombre no es encontrar el placer o evitar el dolor, sino encontrar el sentido de la vida. Incluso en los momentos en los que sufrimos, debemos encontrar un sentido a ese sufrimiento.

Nadie puede ponerse en tu lugar y sufrir por ti, por lo que tu única oportunidad es la actitud que adoptes ante el sufrimiento. Todos tenemos una razón de ser, pero a veces, no somos conscientes de esa razón.

Fuente:  10 lecciones de Viktor Frankl sobre la adversidad – La Mente es Maravillosa
Autora:  Arantxa Alvaro Fariñas

Biografía Viktor Frankl. pdf

 

 

Fuente: Biografía Viktor Frankl

 

Some content on this page was disabled on 3 May, 2018 as a result of a DMCA takedown notice from CEDRO. You can learn more about the DMCA here:

https://en.support.wordpress.com/copyright-and-the-dmca/

Reflexión

La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida. 
Viktor Frankl

35 frases de Gandhi para entender su filosofía – LMEM

Fuente:  35 frases de Gandhi para entender su filosofía – La Mente es Maravillosa
Ilustración representando las frases de Gandhi más importantes

Las frases de Gandhi siguen siendo a día de hoy motivo de inspiración. El líder pacifista por excelencia ha tenido un gran impacto en nuestro modo de pensar, ahí donde su espiritualidad, su sencillez de corazón y su filosofía de no-violencia constituyen un legado único. Pocas figuras de nuestra historia nos han instado tanto a vivir en paz y de acuerdo a la verdad.

Dicen los expertos en la obra de Mahatma Gandhi que su pensamiento era tremendamente multifacético y que su filosofía puede resultar a instantes bastante compleja, de manera que se necesitarían varios volúmenes para intentar describirla. Sin embargo, no faltan quienes, con la intención de facilitar el camino a todos aquellos que desean profundizar en su obra por primera vez, han dividido la filosofía del Gandhi en 4 pilares: la no-violencia, el Sarvodaya (budismo socialmente comprometido) y el Satyagraha (la fuerza del alma) y la búsqueda de la verdad.

Son cuatro áreas bien definidas pero vinculadas entre sí y donde las ideas religiosas armonizaban con sus ideales sociales, y donde a su vez se desprendía un propósito claro, una esperanza contenida: instar a la humanidad a confiar en sí misma, en convencernos de que somos capaces de crear cambios positivos en nuestra sociedad, alcanzando además un mejor y más elevado desarrollo moral.

Las mejores frases de Gandhi sobre la no-violencia

Estos testimonios breves contenidos en sencillas frases de Gandhi se recogen en varios de sus libros. De ellas, intuimos casi al instante que no estamos ante la obra de alguien que quiso trasmitir al mundo una doctrina rígida, inflexible o marcadamente rigurosa. Todo lo contrario, son un conjunto de principios que nos invitan a reflexionar y que pueden aplicarse a cualquier ámbito de nuestra vida desde donde entender, por ejemplo, que no hay nada tan básico para romper el círculo de la violencia como el amor, el diálogo o el respeto por el otro.

De ahí que te propongamos leerlas y analizarlas con calma, libres de prejuicios, descalzos de preocupaciones y dispuestos a recibir pequeños aprendizajes que siguen siendo de plena actualidad.

Gandhi

1. No debes perder fe en la humanidad. La humanidad es un océano; si algunas gotas son sucias, el océano no se vuelve sucio

Ahimsa es un concepto que procede del sánscrito y del que se desprende esa filosofía tan característica de Gandhi donde se aboga por la no violencia y el respeto a la vida.

Asimismo, cabe decir que si había algo que lo definía era su inquebrantable esperanza en la humanidad, de ahí que animara a la población a tener una una actitud positiva de tolerancia, de paciencia y de caridad donde no perder nunca la fe en el ser humano.

2. La violencia es el miedo a los ideales del otro

Esta es una de las frases de Gandhi más famosas y la que más definen la esencia de su filosofía: no hay que tener miedo a lo diferente, no hay que temer a quien piensa distinto, al que mantiene una opinión opuesta a la nuestra. Esa angustia hacia “el otro” es síntoma de debilidad.

3. Ojo por ojo y todo el mundo quedará ciego

La violencia solo engendra violencia. La humanidad debe dejar de usar la agresión, la venganza y el odio como forma de lenguaje. Lo único que conseguimos con ello es cronificar la maldad.

4. El odio y la intolerancia son los enemigos del correcto entendimiento

Gandhi solía abogar por la importancia del diálogo como forma de debilitar las diferencias y la intolerancia. Solo quienes son capaces de sentarse frente a frente con humildad para hablar pueden lograr un correcto entendimiento.

5. La pobreza es la peor forma de violencia

Una de las frases de Gandhi que siguen estando más que vigentes. La pobreza a día de hoy sigue siendo una violencia estructural que lejos de debilitarse, sigue avanzando de forma silenciosa en nuestra sociedad.

6. Supongo que el liderazgo significó una vez músculos pero hoy significa llevarse bien con la gente

El buen líder no se impone mediante el poder o la violencia, sino con el respeto, con la sensibilidad del corazón.

 

8. Hay dos tipos de poderes, uno es obtenido por el miedo al castigo, y el otro por actos de amor. El poder basado en amor es más efectivo y permanente que el miedo al castigo

Para Gandhi el amor es el camino para alcanzar la verdad. Una vez hallamos hecho nuestro este ideal, seremos capaces de luchar contra la violencia para hacer del respeto, de la convivencia y la caridad los pilares más sólidos de nuestras sociedades.

9. La no-violencia requiere de doble fe, fe en dios y fe en el hombre

La no violencia para Gandhi era un como un “gran poder” que debe ser aceptado como la ley de la vida. Debe impregnar todo nuestro ser, nuestros pensamientos y reflejarse en nuestros actos.

 

Mano sosteniendo un pájaro

 

Las mejores frases de Gandhi sobre el Satyagraha (la fuerza del alma)

11. El propósito de la vida es vivir correctamente, pensar correctamente, y actuar correctamente

El principio del Satyagrahaes esencial para entender la filosofía de Gandhi. Este concepto nos indica que la persona debe vivir en armonía consigo mismo, libre de miedos, de prejuicios y ateniéndose siempre al ideal de la verdad como propósito vital.

12. La felicidad es cuando lo que piensas, dices y haces están en armonía

Esta es una de las frases de Gandhi donde se recoge nuevamente ese principio de armonía entre los actos y los pensamientos.

13. Sé el cambio que querrías ver en el mundo

Un Satyagrahi, es decir, la persona que es valiente y que tiene el principio de respeto, el amor y la verdad en su corazón, se ve a sí misma como capaz de hacer de este mundo un escenario mucho mejor.

 

15 La justicia que da el amor es redención, la justicia que da la ley es castigo

Los principios de Gandhi tienen siempre una connotación moral. Entre ellos destaca siempre la clara resistencia ante la injusticia, el desarrollo de un espíritu de servicio, la abnegación y el sacrificio. Asimismo, siempre hizo hincapié en la importancia de hacer del amor y la sencillez las mejores armas con las que actuar.

 

Frases de Gandhi sobre el Sarvodaya: una sociedad comprometida

 

Gandhi soñaba con una sociedad ideal, libre de toda forma de explotación, de diferencias sociales, de violencia e injusticias. Estas son algunas frases que representan tan alto propósito, un compromiso del cual todos somos responsables.

Gandhi con su familia

16. El futuro depende de lo que hagas hoy

El futuro de nuestra sociedad depende de los pequeños cambios que seamos capaces de propiciar en el aquí y ahora, comprometiéndonos con los principios del amor y la justicia

18. Hay suficiencia en el mundo para las necesidades del hombre, pero no para su codicia

Este objetivo social descrito por Gandhi como Sarvodaya, hace referencia a un término que él mismo acuñó y que puede traducirse como la necesidad de buscar el bienestar de todos sin excepción. Así, queda muy claro sin duda que la codicia, en un mundo donde ya hay bastantes recursos y oportunidades para todos si así lo propiciamos, no tiene cabida.

19. Un desacuerdo honesto es frecuentemente una buena señal de progreso

El diálogo y su relevancia con el fin de limar asperezas y diferencias es un pilar básico en la filosofía de Gandhi. Un desacuerdo respetuosos entre dos personas es una forma de avanzar en cualquier esfera de la vida.

20. No basta que nuestros oídos sean satisfechos, que nuestros ojos sean satisfechos, es necesario que nuestros corazones sean tocados y que las manos y los pies se muevan

Una sociedad que espera cambios, debe ser una sociedad capaz de actuar, de moverse, de generar un movimiento que parte primero de uno mismo, del propio corazón y que después, debe reflejarse en nuestros actos. El buen líder debe ser capaz a su vez de conseguir esto mismo: infundir una esperanza real que pueda promover el cambio en su gente.

21. Ninguna cultura puede sobrevivir si pretende ser exclusiva

El concepto de Satyagraha puede y debe practicarse en todo entorno cultural, porque de lo contrario, estamos perdidos. Esta es una de las frases de Gandhi que mejor lo ejemplifican. Gracias a ella, sus ciudadanos entenderán que los exclusivismos, los recelos, las diferencias entre mi religión y tu religión, los fieros antagonismos entre mis ideas y las tuyas no hacen más que elevar muros y sembrar nuevamente el germen de la violencia.

 

 

Gandhi ascendiendo por una montaña

23. Es difícil pero no imposible, dirigir un negocio estrictamente bajo la honestidad

La fuerza moral es el motor que debe mover toda buena sociedad, empezando desde abajo, desde nuestros propios hogares y los pequeños negocios. Así, y según Gandhi, cada individuo debía ser entrenado en honestidad, humildad y justicia para ser un ciudadano útil, asumiendo la responsabilidad y cumpliendo con sus deberes para crear un mundo mucho mejor.

24. Un líder es inútil cuando actúa en contra de los impulsos de su propia conciencia

Esta es una de las frases de Gandhi más representativas. Si hubo algo por lo que siempre abogó fue por la descentralización política con el fin de evitar dejar en manos de muy pocos o de uno solo, un poder que generalmente siempre le sobrepasa.

Poco a poco el líder todopoderoso busca solo su propio beneficio, de ahí que defendiera siempre una democracia directa y participativa.

25. La paz entre los países debe ver sus bases en el amor entre los individuos

Solo a través del amor se puede alcanzar la verdad y la paz en toda sociedad. Aún más, una idea constante en la filosofía de Gandhi es demostrarnos que el concepto que tenemos de Dios, es el reflejo mismo del amor y el único camino para debilitar a nuestros enemigos y a las propias fuerzas del mal.

Para alcanzar ese ideal de sociedad perfecta en el que soñaba Gandhi, es necesario que empecemos por nosotros mismos y por quienes tenemos cerca. Si respetamos y amamos a nuestra familia, a nuestros vecinos y a nuestra cultura, también debemos ser capaces de hacer lo mismo con aquellos países que nos rodeen.

 26. Si queremos la verdadera paz en el mundo, comienza con los niños

Para crear una sociedad mejor y un futuro más noble regido por el amor y la armonía, debemos cuidar y educar en los principios de la paz y la no-violencia a nuestras generaciones más jóvenes.

 

Frases de Gandhi sobre la verdad

 

Estos conceptos clave que conforman la filosofía de Gandhi encuentran su auténtico significado si nos vamos a sus raíces etimológicas. Así, la palabra “verdad” tiene su origen en el sánscrito, “Satya”, donde “sat” significa ni más ni menos “lo que existe, lo que es real”. Por lo tanto, para Gandhi, la idea de verdad se aplica cuando el pensamiento está en sintonía con los propios actos y cuando en una sociedad se defiende un código moral que incentive este alto propósito en sus ciudadanos.

Estos serían algunos de los mensajes que mejor representan esta idea, este objetivo.

27. La verdad permanece aunque no tenga apoyo público

Esta es una de las frase de Gandhi más conocidas, ahí donde uno debe ser capaz de mantener, salvaguardar y defender su propia verdad aunque la mayoría nos empuje a lo contrario.

 

28. La verdad es por naturaleza evidente. Tan pronto como eliminas las telarañas de la ignorancia que la rodean, reluce claramente

La verdad siempre está ahí, ante nosotros. Sin embargo, a menudo nos dejamos manipular, nos dejamos llevar por la dejadez, la sumisión o incluso la ignorancia. Pocos actos requieren tanta valentía como saber hallar la verdad y actuar conforme a ella.

Ghandi tejiendo

29. Mi vida es mi mensaje

Decíamos hace un momento que “Satya”, verdad en sánscrito, significa lo que es real, lo que existe. A su vez, Gandhi defendía la idea de que la verdad no tiene sentido si uno piensa una cosa y hace la contrario. Por lo tanto, el líder pacifista de la India vivió siempre en armonía con todo lo que predicaba, llevando siempre una vida humilde y dedicada a los otros.

30. Creer en algo y no vivirlo es deshonesto

Aquí se refleja una vez ese mismo principio: la necesidad de vivir en consonancia con nuestra propia verdad, con nuestras propias creencias.

31. La verdad prevalece, incluso si no hay apoyo público. Se sostiene por sí misma

Hay quien dice que este líder pacifista por excelencia era un idealista. Podemos estar de acuerdo en ello, sin embargo, en muchos de sus textos y en estas mismas frases de Gandhi se deduce que es un idealismo muy práctico, mu útil y que puede aplicarse en muchos de nuestros contextos.

Todos en algún momento de nuestras vidas ya sea en el ámbito familiar o laboral hemos defendido nuestra verdad a pesar de que no tener apoyo. Tarde o temprano es la falsedad o la injusticia la que cae…

32. La verdad nunca daña una causa que es justa

Por mucho que temamos decir la verdad en un entorno determinado, si ese lugar, si ese contexto es justo, la verdad siempre será respetada y valorada.

 

34. Todo el que quiera puede escuchar la voz interior. Está dentro de todos

Para tomar contacto con nuestra verdad y actuar en consecuencia, debemos ser capaces de escuchar nuestra voz interior. Ese diálogo con uno mismo debería ser constante y permanente. Solo así hallaremos fuerzas para actuar ante lo que consideramos injusto y que atenta nuestra verdad.

35. La verdad es el fin y el amor su camino

Lo opuesto a la violencia es el amor, y el único modo de llegar a construir una sociedad capaz de defender la verdad, capaz de pensar y actuar de acuerdo a este principio, es caminando en nuestro día a día por el sendero de la caridad, el diálogo, la igualdad, la fraternidad y la justicia.

Para concluir, tal y como hemos podido ver, la filosofía de Gandhi no solo tiene connotaciones morales, políticas y religiosas. Por encima de todo, es un compendio de conocimientos que a pesar de estar arraigados en la cultura india, siguen siendo muy actuales.Siguen siéndonos de gran utilidad.

Referencias bibliográficas

Gandhi, M.K. (1993). An Autobiography: The Story of My Experiments With Truth. Boston: Beacon Press.

Wolpert, S. (2001). Gandhi’s Passion: The Life and Legacy of Mahatma Gandhi. Oxford University Press.

Gandhi, Mahatma (1989) “Las palabras de Gandhi” Madrid: SIDDHARTH MEHTA EDICIONES

Gandhi, Mahatma (2016) “El alimento del alma”. José J. de Olañeta

Fuente:  35 frases de Gandhi para entender su filosofía – La Mente es Maravillosa
Autora: Valeria Sabater

Erich Fromm y su teoría sobre el psicoanálisis humanista – LMEM

Fuente: Erich Fromm y su teoría sobre el psicoanálisis humanista – La Mente es Maravillosa

Para Erich Fromm, la principal tarea del ser humano en la vida es darse a luz a sí mismo para poder convertirse en lo que realmente es, en alguien más noble, más fuerte y más libre. Estas y otras reflexiones demuestran esa perspectiva humanista, a la vez que revolucionaria, de una figura de gran relevancia dentro de la psicología. Además, hablamos también del que algunos consideran el filósofo del amor.

Cuando nos referimos a la teoría psicoanalista hay quien comete el error de verla como un todo, como una misma entidad rígida y específica donde habitan conceptos, dinámicas y enfoques muy claros enunciados por el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud. Se nos olvida quizás que dentro de esta corriente hay escuelas y formas de pensamiento que han enriquecido las bases del psicoanálisis desviándose de la palabra y de las ideas de Freud.

Erich Fromm fue uno de estos “desviados”. Fue en los años 40 cuando este psicólogo social, de origen judío-alemán, decidió romper con la doctrina psicoanalística con la que trabajaban en el “Instituto de Investigación Social de la Universidad de Frankfurt” y renovar por completo la teoría y la práctica, acercándolo a un enfoque mucho más cultural, humano. Por ejemplo, reformuló la idea del desarrollo de la libido por otra más factible. Una nueva concepción en la que enunciaba y articulaba los procesos de asimilación y socialización del individuo.

Asimismo, podríamos decir sin equivocaros que Fromm fue por encima de todo un pensador fascinante, un filosofo y uno de los mejores representantes del humanismo del siglo XX. En sus 3 libros más importantes: “El miedo a la libertad”, “El arte de amar” y “El corazón del hombre” nos legó un universo de pensamientos, reflexiones y teorías donde la psicología va de la mano de la antropología y la historia, y donde a su vez el legado de Sigmund Freud y Karen Horney seguían también muy presentes.

Erich Fromm y la crisis sistémica de la sociedad occidental

Para entender la teoría del psicocanálisis humanista de Erich Fromm es necesario conocer a la persona, entender sus raíces, su contexto y ese mundo a la deriva que conformó su realidad más inmediata. De esta manera estaremos en disposición de comprender aquello que le sirvió de guía e inspiración para sus teorías.

Cuando uno lee su autobiografía, “Más allá de las cadenas de la ilusión”, y se detiene ante todo en su infancia y adolescencia percibe al instante que no fueron precisamente etapas felices para Erich. El padre de Fromm era un hombre de negocios bastante agresivo, su madre padecía una depresión crónica y además fue educado en un ambiente marcadamente estricto bajo los esquemas judío ortodoxos. Cuenta que durante esta época vivió dos momentos que lo marcaron.

El primero fue el suicidio de una joven de 25 años de la que él estaba enamorado siendo un niño. Ella era pintora y estaba muy unida a su única familia: su padre. Este falleció de forma repentina, y unos pocos días después la joven artista decidió quitarse la vida. Su suicidio hizo que Fromm se preguntara...¿por qué? ¿qué hace que las personas lleguen hasta tales extremos?

El segundo hecho que lo marcó fue el estallido de la Primera Guerra Mundial. A su vida llegó entonces la sombra de los nacionalismos, la radicalización de las masas, los mensajes cargados de odio y la eterna diferenciación entre “nosotros” y “ellos”, entre mi identidad y la tuya, tu religión y la mía, mi visión del mundo y la “no aceptable” visión del tuyo.

El mundo se fragmentaba, y esas grietas no solo abrían distancias insalvables entre distintas potencias, sino que además, se iniciaba un periodo de crisis sistémica en toda la sociedad. Todas las teorías psicológicas, filosóficas y sociales enunciadas hasta el momento debían ser reformuladas en busca de respuestas y explicaciones ante semejante caos…

Una visión para la comprensión y la esperanza en el ser humano

Leer la obra de Erich Fromm es casi imprescindible para entender todo ese periodo de crisis de valores, de principios y de políticas sociales que se abrió en esa primera mitad de nuestro siglo XX donde las dos guerras mundiales, socavaron por así decirlo, nuestra fe en la humanidad.

Sin embargo, leer a Fromm es reconciliarte precisamente con la propia humanidad. Porque nos habla de esperanza y por encima de todo, nos aporta grandes recursos de las ciencias humanas y desde el propio psicoanálisis para iniciar una transformación positiva y creadora…

Veamos ahora los principios básicos de su teoría.

Del hombre biológico-mecanicista al hombre biológico-social

Erich Fromm aceptaba gran parte de los conceptos desarrollados por Sigmund Freud: el inconsciente, la represión, los mecanismos de defensa, la transferencia, el concepto de los los sueños como expresión de lo inconsciente y cómo no, la relevancia de la infancia como raíz de muchos trastornos psicológicos.

  • Ahora bien, algo con lo que no podía sintonizar Fromm era con esa visión del ser humano como una entidad biológico-mecanicista, como un ser que responde de forma exclusiva la voluntad del “Ello”, a esa entidad que busca satisfacer los impulsos básicos de agresividad, supervivencia y reproducción.
  • Erich Fromm nos habló del hombre biológico-social para ensalzar esa “psicología del yo”, donde las personas no nos limitamos únicamente a reaccionar o a defendernos de nuestros impulsos o instintos. Es necesario ampliar cercos y tomar conciencia de lo social, y de cómo en ocasiones las figuras más significativas para un niño pueden generarle procesos adversos y traumáticos.
  • Las relaciones interpersonales se sitúan ahora con Fromm como ejes vertebradores que sustituyen por completo a la clásica teoría de la evolución de la libido, como concepto motivacional y mecanicista, en la figura del ser humano.
El ser humano es libre

Las teorías de Fromm no solo están influenciadas por Freud y Karen Horner. Hablar de Erich Fromm es también hablar de Marx. Debemos recordar una vez más ese contexto social de la época, esa crisis de valores, esos vacíos de contenido a la hora de dar respuestas al por qué del comportamiento humano, al por qué de las guerras, los nacionalismos, los odios, la diferencia de clases…

Asumir la perspectiva biologico-mecanicista heredada de Freud, como ya sabemos, carecía de sentido y utilidad, de ahí que los principios defendidos por Marx se ajustaran mucho mejor a las premisas que Fromm buscaba. Para Marx, las personas estaban no solo determinadas por la sociedad, lo estaban ante todo por sus sistemas económicos.

Así, en muchos de los textos de Fromm podemos aún ahora reconocernos a nosotros mismos en sus líneas y en esos mensajes que no dejan indiferente a nadie.

“Nuestra economía de consumo y de mercado se basa en la idea de que se puede comprar la felicidad. Pero cuidado, porque si no tienes dinero para pagar algo, entonces habrás perdido toda oportunidad de ser feliz. Por ello, es necesario recordar que solo lo que llega desde nuestros propios esfuerzos, desde el interior, no solo es lo “más barato” sino lo que más feliz puede hacernos”
Ahora bien, algo realmente interesante dentro de la teoría de Fromm es que a pesar de que el ser humano está influenciado por su cultura y por los sistemas económicos, hay un fin por el que siempre debemos luchar y que podemos conseguir: la libertad. Fromm, de hecho, animaba a las personas a ir más allá de los férreos determinismos de Freud y Marx para desarrollar algo que es inmanente a la propia naturaleza humana: nuestra libertad.

Las personas, opina Fromm, estamos determinadas por algunos principios biológicos, al igual que el resto de animales. Nacemos con un cuerpo, maduramos, envejecemos y luchamos por nuestra supervivencia. Sin embargo, más allá de este límite, todo es posible. Si pudimos por ejemplo avanzar desde esas sociedades tradicionales de la Edad Media hasta la sociedad actual, no podemos rendirnos en este proceso en busca de más libertades, de más derechos y de mayor bienestar.

La libertad es algo complejo de conseguir, pero para alcanzarla hay cultivar la responsabilidad individual y el el respeto social. De lo contrario, en caso de no luchar o de escapar de la propia libertad, corremos el riesgo de que en nuestras sociedades surja alguno de de estos escenarios que sin duda, no nos son desconocidos:

  • El autoritarismo.
  • La destructividad (donde se incluye desde la agresión, la violencia o el suicidio).
  • La conformidad autómata, ahí donde la persona se vuelve un “camaleón social”, es decir, asume el color de su ambiente sin protestar.

Estas tres ideas las desarrolló en un libro imprescindible al que vale la pena volver cada poco tiempo: “El miedo a la libertad”.

Los fundamentos del psicoanálisis humanista

Algo que sin duda llama la atención de la trayectoria de Erich Fromm es que a diferencia de los psicoanalistas más clásicos que todos conocemos, él no se inició en el ámbito médico o psiquiátrico. Él de hecho no era médico, su base de trabajo era la sociología, de ahí que en ocasiones no fuera muy aceptado ni bien visto. Su relación con Karen Horneyfue de hecho bastante compleja y fueron muchos los psicólogos que lo vieron siempre como un teórico de campo más que como un psicólogo ortodoxo.

“El amor es la única respuesta cuerda y satisfactoria al problema de la existencia humana”

-Erich Fromm-

Sin embargo, es ahí donde se halla la auténtica grandeza de Fromm, la de su visión más amplia e integral del ser humano. Ahí donde no todo responde a una patología orgánica, a las fuerzas de la biología, sino que son la cultura, la familia y en esencia la propia sociedad las que muchas veces también nos ponen alambradas y vetos a la propia expresión del ser.

Veamos a continuación los fundamentos básicos de su teoría sobre el psicoanálisis humanista.

Claves para comprender el enfoque psicológico de Erich Fromm

A continuación os dejamos algunas de las principales claves para entender la psicología de Fromm:

  • La impronta humanista de Fromm aporta un nuevo enfoque al concepto de la enfermedad. En él, el psicoanalista está obligado a reformular no sólo la definición de enfermedad sino también las herramientas con las que se enfrenta a ella.
  • La finalidad del profesional no es otra que facilitar el encuentro de la persona consigo misma. Enunciándolo en un lenguaje más actual: “favorecer el desarrollo personal para alcanzar la felicidad”.
  • Algo así solo se consigue potenciando la responsabilidad y el amor propio.
  • A la hora de tratar un paciente, no es conveniente centrarse en exclusiva en lo patológico, en los síntomas de la enfermedad o en sus condicionantes negativos. Es necesario ver las cualidades y aspectos positivos de la persona para facilitar así la técnica terapéutica.
  • El único objetivo del psicoanálisis no debe ser sumar su granito de arena para que la persona cambie. Además. hay que facilitarle estrategias para que se integre de nuevo en la sociedad, pero sintiéndose más fuerte, más hábil y preparada para ser consciente de que también hay aspectos “enfermos” en la interpretación de la realidad que la sociedad (o gran parte de ella) da por válida.
  • El psicoanálisis debe ser receptivo a los avances de la ciencia, a los cambios de la sociedad, debe entender la cultura que nos envuelve, las condiciones económicas y políticas que nos rodean para poder ayudar mucho mejor a la persona. Quedarse con una visión reduccionista sería un error.
  • El profesional debe hacer uso de un vocabulario comprensible, transparente y claro. Además, debe procurar no proyectar una imagen de poder o superioridad.

Para concluir, el legado que nos dejó Fromm supone un paso de gigante no solo en el campo de la psicología, sino también en el de la filosofía. Así, aunque para muchos sus teorías pecaran en ocasiones de “utopismo”, lo cierto es que dio forma a un tipo psicoanálisis más real, donde desarrollar lo mejor de cada persona. Un enfoque nada desdeñable de un pensador que, como ya hemos señalado, vale la pena recordar y leer en profundidad. Sirva este artículo como una invitación.

Referencias bibliográficas

Fromm, E. (1983) La patología de la normalidad. Barcelona. Editorial Paidós Ibérica.
Fromm, E. (1989) Del Tener al Ser, Barcelona. Editorial Paidós.
Fromm, E., Maccoby, Michael (1979) Socio psicoanálisis del campesino mexicano. Fondo de Cultura Económica.
Fromm, E. (1986) Ética y psicoanálisis. México. Fondo de Cultura Económica.
Fromm E. (1977) El corazón del hombre. Su potencia para el bien y para el mal. México. Fondo de cultura Económica.
Fromm et all (1974) Humanismo Socialista. Buenos Aires. Editorial Paidós.
Fromm E., El Humanismo como filosofía global del hombre. En: FROMM, Erich: Sobre la desobediencia. Barcelona.
Morín, E., La Cabeza bien puesta. Bases para una reforma educativa. Repensar la reforma. Repensar el pensamiento. Buenos Aires. Editorial Nueva Visión

Fuente: Erich Fromm y su teoría sobre el psicoanálisis humanista – La Mente es Maravillosa
Autora: Valeria Sabater

Criticar nos hace infelices – LMEM

Fuente: Criticar nos hace infelices – La Mente es Maravillosa

Todos lo hacemos. Puede que no haya tan habitual en el ser humano como lanzar una crítica de vez en cuando. En ocasiones es hasta necesario, nos permite establecer una distancia y emitir un juicio a partir del cual, tomar una decisión. Suele decirse que las mejores críticas son las constructivas, es decir, aquellas que pueden permitir a quien la recibe, obtener una información clara y directa sobre la situación.

Las críticas personales que no llevan a nada, suelen quedarse en el aire y a veces, hasta en el oído de quien la recibe, son un modo de desahogar sensaciones y pensamientos a través de una ofensa a una segunda persona. A veces duelen y pueden causar un daño del que no todos somos conscientes.

Las críticas destructivas y la infelicidad

Hace poco un estudio de la Universidad de Wake Forest nos trajo a la luz algo que seguramente ya intuíamos. Las personas que saben relativizar las cosas y que están acostumbradas a fijarse siempre en lo mejor de sus semejantes, suelen ser las más felices. En cambio, aquellas que viven criticando no solo a terceras personas, si no cada aspecto de lo que les rodea, son por lo general, perfiles que tienden a la negatividad, a la infelicidad e incluso hacia la depresión.

Hemos de recordar que cuando realizamos una crítica destructiva, estamos de algún modo, mostrando también lo más profundo de nuestra personalidad. Hay que tenerlo en cuenta.

Pero si mostramos habitualmente una percepción positiva del resto de las personas, por lo general, tendemos a demostrar una satisfacción personal bastante equilibrada. Esto es al menos lo que nos dice este estudio publicado en el  Journal of Personality and Social Psychology.

Tampoco tienes por qué preocuparte si de vez en cuando lanzas una necesitada crítica. En ocasiones, tal y como te hemos indicado antes, es necesario. Criticamos para establecer distancias, para defendernos de algo. De esa situación laboral en la que estamos inmersos. De los políticos que gobiernan nuestro país.

De esa persona que nos hace daño y a la cual, hemos de hacérselo saber. Todo esto son, en esencia, críticas constructivas, es decir, tienen un fin claro y nos han de servir para defendernos de algo en concreto. Para hacernos pensar y en ocasiones, hasta en unirnos como grupo. Las críticas evidencian en ocasiones las necesidades de un mismo grupo en concreto, personas que necesitan reaccionar contra algo.

Ahora bien, es habitual que en muchas ocasiones nos veamos afectados por una crítica destructiva. ¿Cómo debemos afrontarla? Lo mejor es evitar caer en una disputa. Se pierde tiempo y energía. El orgullo puede ofuscarnos sin llegar a ninguna parte. Lo ideal sería enfrentarnos a las críticas negativas afilando una buena respuesta positiva.

Siempre con temple y equilibrio, más equilibrio que la persona que intenta hacernos daño. Intentaremos ser sinceros, directos y buscando siempre una reacción adecuada que no complique aún más la situación.

Lo ideal sería sin duda permitir que la otra persona sea consciente de sus limitaciones personales y de sus problemas. De esa necesidad por hacer daño. Emitir a su vez una crítica constructiva con la cual dicho individuo en concreto pueda hacer un pequeño y sutil acto de “constricción” y auto-análisis.

Pero hemos de recordarlo, la mayoría de las veces las críticas son un reflejo de nuestros vacíos personales, de nuestras ansias, de esos deseos ocultos que vemos en otras personas y que nos molestan. De esos problemas no superados y que no sabemos cómo enfrentar. Criticar es en ocasiones algo catártico, algo que en un primer momento nos hace creer que podemos liberarnos de aquello que nos molesta. Pero no es así.

Antes de criticar a alguien pregúntate por qué lo haces. Si valoras que es una crítica necesaria házselo saber en persona para que sea algo constructivo, para que tenga un fin concreto. Las críticas continuas acaban llenando nuestro ambiente de una tensa negatividad donde poco a poco, nos será difícil respirar. Abre ventanas y sé consecuente. 

Fuente: Criticar nos hace infelices – La Mente es Maravillosa
Autora: Valeria Sabater

4 Claves para dejar de quejarse – LMEM

Fuente: 4 Claves para dejar de quejarse – La Mente es Maravillosa

Quejarse por todo lo que nos rodea es el mayor veneno para nuestra salud emocional. Hay personas que son expertas en dilapidar todo lo que acontece en sus vidas sin ser capaz de ver nada positivo en ella. ¿Qué podemos hacer para dejar de ser tan protestones?

¡Cuántas veces hemos escuchado a ciertas personas quejarse una y otra vez, con motivo o sin él, de lo difícil que es su vida, de lo duro y complicado que es salir a luchar cada día y de la mala suerte que han tenido!

La queja es, sin lugar a dudas, la madre de los problemas emocionales que actualmente tenemos. Seguramente, si dejásemos de quejarnos tanto por aquello que no funciona como nos gustaría y nos fijásemos más en todo lo que tenemos para disfrutar y ser felices, no estaríamos tan amargados. Vivimos en la era en la que más cosas y facilidades tenemos pero en la que la gente es más infeliz.

Nos hemos acostumbrado a necesitar cada vez más y a hacer un drama cuando esa necesidad inventada no se ve cumplida. Y en consecuencia nos quejamos una vez y otra vez sin llegar a ninguna salida, pues quejarse no sirve para nada más que para hundirnos más en la amargura.

“Quejarse es inútil y una pérdida de tiempo. No lo pienso hacer nunca”

-Stephen Hawking-
¿Cómo son las personas quejicas?
Negativizan todo, incluso lo positivo
Las personas protestonas nunca están contentas con nada.
Desean algo, se quejan si no lo tienen y cuando lo tienen se vuelven a quejar.

Aunque la situación que vivan sea positiva o hayan conseguido grandes logros personales o profesionales, siempre tendrán en la boca la coletilla “Si, pero…”. Esta actitud al final hace que nunca disfruten de nada y que se amarguen a sí mismos y al resto de la humanidad con su toxicidad.

No buscan soluciones

Es mucho más fácil despotricar, criticar o dilapidar lo que no ha salido como me habría gustado, que buscar soluciones para modificar lo que se pueda modificar. Buscar soluciones a los problemas implica dejar de caer en el victimismo y empezar a luchar por aquello que quieres, lo que conlleva un esfuerzo que mucha gente no está dispuesta a hacer.

Son chismosos y criticones

Las personas quejicas son, normalmente, criticones con los demás y con las circunstancias de su vida y esto es producto de su propia infelicidad y carencias. Recordemos que siempre criticamos de los demás, nuestros propios defectos.

Seguramente, el problema no esté ni en el criticado ni en el hecho que le está sucediendo, sino en ellos mismos, que no saben apreciar ni valorar las cosas buenas de los demás y de la vida en general. Su atención está plenamente enfocada en lo que ellos consideran como negativo, sin ser capaces de ver el lado positivo que todo tiene.

No aceptan que hay cosas que no se pueden cambiar

Para las personas criticonas, la aceptación no existe en sus vidas. No pueden tolerar que las cosas no salgan como ellos quieren y se dicen a sí mismos que ¡es insoportable, intolerable o desastroso que el mundo funcione como funciona!

El resultado es un empeoramiento de los problemas sin lograr hallar, evidentemente, ninguna solución al respecto y provocándose una ansiedad y sufrimiento importantes. La queja acabará cuando la persona se sienta cansada o aburrida de quejarse y vea que, aparte de una gran irritación, no obtiene nada con ello.

¿Qué hacer para dejar de quejarse?

Para dejar de quejarse en primer lugar hay que reconocer que lo hacemos. Y a continuación puedes poner en marcha los siguientes consejos:

  • Deja de juzgarlo todo: Tú no eres juez de nada ni de nadie, por lo tanto, lo más inteligente y sensato es tener la boca cerrada de vez en cuando y adaptarte a las circunstancias. Además, antes de juzgar, mírate al espejo: tú tampoco eres perfecto.
  • Promueve la aceptación en tu vida: La aceptación es un bálsamo para conseguir la paz interior y la salud mental. Si nos damos cuenta de que hay diversas situaciones, personas o hechos sobre los que no tenemos ningún poder y control, aprenderemos a dejar de tener expectativas y a aceptarlo todo, tal y como viene.
  • Stop a los pensamientos negativos: las palabras son el producto de nuestros pensamientos, de lo que nos decimos a nosotros mismos. Si sabemos combatir las ideas negativas e irracionales, será muy difícil caer en el victimismo, las críticas y la queja continua.
La clave está en confrontar nuestras ideas con la realidad y darnos cuenta de que muchas veces somos nosotros los que anticipamos, generalizamos y sobredimensionamos las cosas.
  • Enfócate en lo positivo: todo tiene su lado bueno, pero parece que eso lo damos ya por hecho y no somos capaces de fijar nuestra atención en todo lo bueno que tenemos a nuestro alrededor.

Si haces un esfuerzo consciente y empiezas a enumerar todo lo positivo que hay en tu vida, te darás cuenta que hay más cosas agradables y buenas de las que te habías percatado. Dale la vuelta a eso que no te gusta y descubrirás que encierra algún valor.

Practica diariamente estos consejos y verás como la vida te empieza a cambiar. Recuerda que el cambio siempre comienza en nosotros mismos, no en lo de fuera. Pedir la hoja de reclamaciones al mundo no te servirá para nada, ¡empieza a amar a la vida tal y como es!

Fuente: 4 claves para dejar de quejarse
Autora: Alicia Escaño Hidalgo

7 frases de Buda que cambiarán tu vida – LMEM

Fuente: 7 frases de Buda que cambiarán tu vida – La Mente es Maravillosa

Muchas personas preferimos referirnos al budismo más como una filosofía de vida que como una religión, teniendo como referencia las frases de Buda, sus máximas o sus textos como modo de vida.

El budismo es una de las religiones más antiguas que aún se practica por unos 200 millones de personas en todo el mundo. Lo que ha facilitado que esta filosofía o religión perdure a lo largo del tiempo y siga ganando seguidores.

La razón por la que el budismo tiene tanto seguidores es la sencillez en como trasmiten mensajes llenos de sabiduría que permiten mejorar nuestra calidad de vida. Pero para su entendimiento e integración de significado no tenemos por qué hacernos seguidores de esta religión.

Tan solo es necesario abrir nuestro corazón y llevar a cabo una apertura mental con ilusión para adentrarnos en la filosofía budista. Hoy os presento las mejores 7 frases de Buda que te cambiarán la vida:

1. El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Teniendo en cuenta que a las personas solo nos puede dañar aquello a lo que le damos importancia, evitar el sufrimiento inútil puede consistir simplemente en dar un paso atrás, desligarse emocionalmente y ver las cosas desde otra perspectiva. El dolor es algo físico e inevitable, pero el sufrimiento es una elección, depende de nosotros, de nuestros pensamientos y emociones.

Lleva práctica y tiempo, pero merece la pena llevar a cabo este gran aprendizaje. Como guía para ello, otra de las frases de Buda que nos puede servir de referencia sobre cómo comenzar es: “Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos”.

2. Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora

Solemos pensar solamente en el pasado o estar excesivamente preocupados por el futuro. Esto nos lleva a no vivir el momento y que nuestras vidas pasen de largo sin ser conscientes. El budismo nos enseña el aquí y ahora. Por tanto, debemos aprender a estar plenamente presentes, a disfrutar de cada momento como si fuera el único.

El pasado ya pasó y el futuro está por venir, en realidad no podemos hacer nada por ello. Pero si vives el presente y te centras en lo que estás haciendo, aprenderás a ser consciente, a vivir el momento y a disfrutar de todas esas experiencias de las que eres participe y antes no te dabas ni cuenta.

3. Cuida el exterior tanto como el interior, porque todo es uno

Para encontrar un verdadero estado de bienestar es imprescindible que mente y cuerpo estén en un equilibrio. No centrarnos demasiado en el aspecto físico o, por el contrario, en el aspecto interior. Mantener un equilibrio nos ayudará a sentirnos más plenos y conscientes del aquí y ahora, facilitándonos una plenitud emocional más rica.

Cuida tu exterior, pero también cuida tu interior. Practica el contacto con lo que te rodea y no te olvides de practicar el contacto contigo mismo, con tu interior. La meditación o el yoga pueden ayudarte en esta tarea. El mundo es un reflejo de nosotros mismos.

4. Más vale usar pantuflas que alfombrar el mundo

Para encontrar nuestra paz interior, tenemos que ser conscientes de nuestros potenciales personales y aprender a saber dosificarlos, así como nuestros recursos. De esta forma viviremos un auténtico crecimiento y evolución. De nada sirven las prisas, los impulsos y la velocidad.

Los grandes objetivos siempre se consiguen a largo plazo. Por lo tanto, cultiva tu paciencia, dosifica tus recursos y avanza. Poco a poco irás evolucionado, poco a poco irás creciendo pero todo a su ritmo. Las prisas no son buenas consejeras, no lo olvides.

5. No lastimes a los demás con lo que te causa dolor a ti mismo

Se trata de una de las frases de Buda que nos permite eliminar casi todas las leyes y mandamientos morales actuales en nuestra sociedad. Teniendo parecido significado con la frase no le hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen a ti.

Esta quinta reflexión es una de las frases de Buda que va mucho más allá, ya que consiste en un profundo conocimiento de nosotros mismos y una gran empatía para/con los demás, que requiere también de mucha conciencia y responsabilidad por nuestra parte. Implica un darse cuenta acompañado de una buena práctica, poniéndonos en el lugar de los demás.

6. No es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita

Nuestro deseo de tener más, tanto en el plano material como el emocional, es la principal fuente de todas nuestras preocupaciones y desesperanzas. Su máxima se basa en aprender a vivir con poco y aceptar todo aquello que nos brinda la vida en su momento.Ello nos llevará a una vida más equilibrada, reduciendo el estrés y muchísimas tensiones internas.

El hecho de desear más cosas a menudo solo indica falta de seguridad, que nos sentimos solos y necesitamos llenar esos vacíos. Sentirnos a gusto con nosotros mismos permite dejar atrás la necesidad de no tener que demostrar nada. Las posesiones no nos llevan a la felicidad. La felicidad es una actitud y por lo tanto es algo que se cultiva desde dentro.

7. Para entender todo, es necesario olvidarlo todo

De pequeños estamos en continuo aprendizaje. Nuestro mapa mental aún no está diseñado, lo cual nos hace abiertos a “todo” y a la capacidad de entender cualquier cosa. No sabemos juzgar. Al contrario todo lo que nos sea mostrado, lo acogemos con ganas de aprender y de disfrutar.

Pero a medida que crecemos, nuestra mente se llena de condicionamientos y normas sociales que nos indican cómo debemos ser nosotros mismos, como deben ser las cosas, cómo debemos comportarnos e incluso qué debemos pensar interiormente. Nos volvemos inconscientes con nosotros mismos y nos perdemos.

Para cambiar y ver las cosas desde una perspectiva más sana para nosotros, tenemos que aprender a desligarnos de las creencias, hábitos e ideas que no provienen de nuestro corazón. Para ello, esta frase budista nos servirá para comenzar el proceso: “En el cielo no hay distinciones entre este y oeste, son las personas quienes crean esas distinciones en su mente y luego piensan que son verdad”.

Fuente: 7 frases de Buda que cambiarán tu vida – La Mente es Maravillosa
Autora: Paula Díaz

La Verdadera Libertad del Ser


 

Reciclado Emocional / Uso Saludable – Fidel Delgado


Reciclado Emocional

Fuente: Reciclado Emocional – Uso Saludable

 

Reciclado Saludable – Fidel Delgado


Reciclado Saludable

Reciclado Saludable


 

A %d blogueros les gusta esto: